#153

La primera vez que me robaron en la calle fue un asalto con clase. Vestido de traje y con buena labia, me sedujo hasta que, sin darme cuenta, sustrajo mi billetera. Eran buenos tiempos, pienso mientras la punta filosa del cuchillo amenaza con perforarme la espalda y uno de los que me tiene tomado del brazo no para de decir «quédate piola, conchetumare».

close

¡Hola! 👋
¿Todo bien?

Me gusta recopilar contenido interesante que encuentro en Internet y enviarlo en Bandeja de Palta. Te juro que no te spamearé. ¿Te animas?

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Deja un comentario