Titulado

Tras años estudiando y pagando quinientas lucas mensuales que lo endeudaron por mucho tiempo, recogió su diploma con sonrisa indisimulable y posó para la foto de rigor mientras compañeros y familiares aplaudían orgullosos. Se bajó del escenario y con el cartón bajo su brazo emprendió, ilusionado, la búsqueda de su primer trabajo, el cual, el día de hoy, consiste en conducir su auto por toda la ciudad y, de vez en cuando, llevar a sus casas a los empleados de las empresas a las que alguna vez postuló.

close

¡Hola! 👋
¿Todo bien?

Me gusta recopilar contenido interesante que encuentro en Internet y enviarlo en Bandeja de Palta. Te juro que no te spamearé. ¿Te animas?

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Deja un comentario