Quinto Medio

En su primer año de universidad se vio rodeado de cervezas, pitos y malas decisiones. El desenfreno de aquellos días se tradujo en varios ramos reprobados y en una durísima reprimenda de sus padres, que no le perdonaron el despilfarro y se negaron a pagarle la universidad. Al poco tiempo se puso a trabajar en una botillería y de vez en cuando, para hacerse el lindo con una que otra chiquilla, le rebajaba el precio de los copetes o simplemente se los regalaba por detrás. Cuando lo cacharon fue despedido inmediatamente. Volvió a estudiar, esta vez con crédito, y todavía puede ser visto en la semana tomando cerveza en bares del barrio universitario con sus nuevos compañeros de carrera.